Foto de Ángel Muñoz

martes, 31 de enero de 2012

Hacer, dejarse hacer



Ninguna resistencia
blandura
calma.

Las tormentas golpean nuestras cabezas
a veces
de la forma más tonta.
Trazan heridas
descalabros.

Horas buscando el camino de vuelta
al lugar de la paz
al sitio
                                                                                                        en el que estaba todo
                                                                                                        antes.
                                                                                                        El hogar.

Esquivando los cientos de huesos puntiagudos que pueden rajarte la garganta. Modificando el paso para irlo ajustando a una senda menos ortigada, a un campo más abierto. Las palabras exploran, los ojos consideran.
Se van viendo los rayitos de sol, se va templando alrededor el clima.
Abrazo.
Unas notas suaves.
Desenredo.
Replegarse, abandonar las resistencias, dejarse hacer después de haberlo hecho.