Foto de Ángel Muñoz

miércoles, 8 de enero de 2014

Primera reseña de Cosas Extrañas que sin embargo ocurren

Publicado en 84 Charing Cross Road

Los versos de Inma Luna (1966) en Cosas extrañas que sin embargo ocurren golpean con fuerza el subconsciente (incluso el “consciente”, si es que realmente alguien es capaz de poder distinguir entre ambos) desde el primer poema que comparte el título del libro.
La autora, que ya ha publicado cuatro poemarios, nos abre con esta publicación las puertas de un particular universo construido a partir de escenas cotidianas aderezadas con pinceladas simbólicas que sacuden nuestros sentidos. Las ilustraciones de Angelino Carracedo esculpen esas ensoñaciones surrealistas en el límite entre lo real y lo irreal, lo ordinario y lo excepcional.
Las visiones sobre nosotros mismos, sobre nuestras relaciones con los más cercanos, el paso del tiempo o la nostalgia aparecen en cualquier momento: por ejemplo, mientras nos hacemos un análisis de sangre (‘Analítica’), sentados en la mesa (‘Las migas del mantel’) o mientras anochece (‘La singularidad apenas perceptible’). Algunos otros poemas nos contagian del pesimismo que brota ante la contemplación de la enfermedad (‘Reflexiones desde el cubículo sombrío’, ‘La anestesia es líquida’, ‘Forzar la mirada de los ojos rotos’…).
Títulos tan sugerentes como los que he citado y un ritmo constante conducido con salpicaduras de lo irracional y lo imaginario invitan a sumergirse en las aguas turbias pero sugestivas de este poemario y descubrir el resto de la obra lírica de Inma Luna.
Inma Luna
Cosas extrañas que sin embargo ocurren
Ilustraciones de Angelino Carracedo
Cangrejo Pistolero Ediciones
108 páginas
ISBN: 978-8494015878