Foto de Ángel Muñoz

lunes, 18 de agosto de 2008

A cala

En el corte se averigua la savia, se sabe del jugo, de la humedad que contienen las vías.
Al tajar a fondo se aprecia el sabor del corazón.
Si rezuma, merece que te lo comas vivo.

8 comentarios:

Brisuón Çafrén dijo...

Bueno, muy buena pinta no tiene, pero según lo describe usted, cualquiera desconfía.

Southmac dijo...

A mí me parece una descripción muy sensual... jaja

Inma Luna dijo...

Claro, mi brisuon querido, haga usted un mínimo ejercicio de abstración.
...mira que me sorprende, viniendo de ti, Souht, je.
Beso os.

Isabel Huete dijo...

Nada es lo que parece y todo parece lo que no es, y a veces lo que es.
Bonita entrada.
Besotes.

ella y su orgía dijo...

Pues nada, si tiene esa calidad, a devorarlo, pero sin guardar protocolo alguno, agarrándolo bien con la mano, con el jugo rojo rezumando hasta el codo del comensal.

Besos orgiásticos

Uno que mira dijo...

Algo así...
Algo así deberíamos poner en las cartas que acompañan a los currículums.

coco dijo...

Si es que ya le decía yo a mi madre que lo de comer verduras iba contra natura. Hombrepordioscoñoya.

Inma Luna dijo...

Isa, precisamente por eso a veces hay que dar un tajo bien profundo para no equivocarse.
Ella, tú y o sabemos que no es momento de andar guardando la compostura.
Uno, podría ser una inyección estimulante para los responsables de recursos humanos.
Deberías probar, Coco, los corazones suculentos se encuentran en los lugares más insospechados.
Besos fructíferos.