Foto de Ángel Muñoz

domingo, 7 de diciembre de 2008

Abandonar el gusto del presente en pos de la aventura



Aunque ya estamos en San Francisco, quedan algunos flecos mexicanos por airear. El día 3 de diciembre tuvimos la segunda presentación de Baile del Sol. Esta vez, José Manuel y yo estuvimos acompañados por la cadenciosa voz poética de la mexicana Abril Medina, que sacaba a la luz los versos de su nuevo libro Cualquier abismo se parece al útero. Esta vez la sala estaba llena y hubo calor y placer, además vendimos un buen montón de libros.

Salí de allí corriendo para asistir a la entrega del premio que le daban a Gioconda Belli por su novela El paraíso en la palma de la mano.
Después de las dos experiencias anteriores, claro, mi escepticismo estaba a flor de piel. Pero…, menos mal, la Belli dio la talla, se mostró agradecida con su público y con quienes le daban el premio y habló un rato largo de la curiosidad y la aventura, cualidades mal vistas a lo largo de la historia si eran las mujeres quienes las poseían. También habló de Eva, la protagonista de su última novela, que buscaba el conocimiento por encima del aburrido placer del paraíso. Nos animó a abandonar el gusto del presente en pos de la aventura, probarlo todo. Me apunto. Además tuve la oportunidad de regalarle mi libro que aceptó encantada, felicitándome por el título, je.
El día anterior Dante Medina nos había invitado a comer en su casa. Extraordinaria casa y fantástica tarde. De allí salieron, entre tequila y tequila, algunos proyectos muy interesantes. El que más, un trabajo en el que nos vamos a poner a currar ya, Sofía Crimen y yo. Ella, con su arte perturbador y yo poniéndole palabra. Puede ser una historia potente con libro, exposición, performance… Me gusta Sofía Crimen y estoy dispuesta a sacarle el jugo a su impactante visión de las cosas.

4 comentarios:

Uno que mira dijo...

Cómo me alegra que desayunes el jugo de la vida.
Pero cómo.
Que me pone loco de contento.

oscar dijo...

Qué bien suena eso de abandonar el gusto del presente en pos de la aventura, yo también me apunto.
Ya nos contarás como se van desarrollando esos proyectos.

Anónimo dijo...

Si la envidia fuera tiña, estaría tiñosa perdida.

Inés

Inma Luna dijo...

Ay, Unito, ya sé yo lo bien que me quieres.
Óscar, pues hale, vente a ella.
Inés querida, hasta tiñosa estás guapa, jeje.
Besiiiitos.