Foto de Ángel Muñoz

martes, 2 de diciembre de 2008

DecepFILias

No es la primera vez que me ocurre. Seguro que habéis compartido alguna vez esta sensación. Me refiero al hecho de admirar a alguien por su trabajo y que, al conocerlo, nada tenga que ver su actitud con lo que habíamos imaginado.
En la FIL acudí a la presentación de Quino de su libro Mafalda Inédita.

Iba dispuesta a disfrutar un rato con el padre de la niña más lúcida que ha conocido la literatura universal. Me encontré, sin embargo, con un presuntuoso dibujante que dedicó todo su discurso a explicar a su entregado público por qué consideraba una estupidez que alguien quisiera pedir un autógrafo a un escritor. Eso fue prácticamente todo lo que dijo, con argumentos tan peregrinos como que si a él le gustaba un aeropuerto no pedía al arquitecto los planos firmados. Menos mal que dos niños del público fueron capaces de decir, con absoluta naturalidad lo que un autógrafo de Quino suponía para ellos. Esas dos intervenciones fueron lo destacable del acto que, lamentablemente, me decepcionó tanto que nunca veré a Mafalda con los mismos ojos y eso que ella, pobretica, no tiene culpa de tener ese padre.


Tuvimos nosotros –Uberto, Jose y yo- poco público en nuestra primera lectura, es posible que se debiera a que a la misma hora se realizaba un homenaje a Carlos Fuentes y muy poco después se esperaba la presencia del gran Gabo para continuar la fiesta. Salí también corriendo yo para poder llegar a ese encuentro. Gracias a mi carnet de prensa conseguí colarme en la atestada sala y colocarme en la tercera fila. Más feliz que una codorniz, frente a Carlos Fuentes y García Márquez. Estaban también otros de sus amigos escritores pero yo esperaba ansiosa escuchar a Gabo, yo y miles de personas más…


Pues nos quedamos con las ganas. Silencio absoluto, eso fue lo que el magnífico escritor nos ofreció. Dice que escribe para no hablar. Una lamentable excusa. Ya literariamente me dio bajón Todas mis putas tristes, a mi entender un penoso acercamiento a la sutileza de Kawabata con su Casa de las bellas durmientes. Y ahora, el Gabo enmudecido, que ni siquiera tuvo una mínima muestra verbal de afecto para su amigo Fuentes…

Una lástima y dos decepFILias.

10 comentarios:

Uno que mira dijo...

Entiendo a Gabo.
Entiendo la psicología profuda de la frase: "Escribo para no hablar". Es lo que Neruda decía cuando decía que escribir es exorcismo. Uno no habla de sus fantasmas interiores. Los escribe. Y publicarlos es un acto valiente y definitivo.

Ignoro los motivos por los que alguien que no quiere hablar porque ya ha escrito se presenta ante un auditorio expectante. Cuando menos es algo indecoroso.

Y a Quino creo que lo que le pasa es que quisiera qu los autógrafos los firmara Mafalda. Que probablemente en su interior tenga vida. Vida real.

No sé.

Para mí hay algo genial en todas esas decepciones. Yo sufrí lo mío con Mario Benedetti y con Augusto Monterroso. Eran mis ídolos y se convirtieron en personas. Y creo que al final, gané con el cambio.

Anónimo dijo...

Pues yo siempre he pensado que los escritores tienen una necesidad de contar historias, sentimientos, experiencias en general, que sólamente contándolas no darían a basto. De ahí la necesidad de plasmarlas en un papel.
Esos papeles que escriben generan en los lectores otra serie de sentimientos y experiencias, buenos o malos de los cuales los escritores se sienten orgullosos.
¿por qué no podemos querer los lectores un autógrafo de alguién que nos ha hecho sentir, imaginar, disfrutar e infinidad de cosas más?
Esto es lo que siempre he pensado yo desde mi ignorancia, claro, que sólo conozco a una escritora personalmente, Inma Luna y desde luego no me decepciona.

Inma Luna dijo...

Pues ahí está la cosa, Uno, en que estar pero enmudecer me parece una falta de respeto para la gente e incluso para su amigo Fuentes que no sé cómo recibiría este homenaje de silencio. No se está nunca tan por encima como para que estas actitudes resulten aceptables, pienso.
Respecto a Quino, no sé que decirte, incluso habló con cierto resentimiento de su personaje, fíjate que dice que Mafalda no tiene opiniones, que las opiniones son suyas y que no entiende por qué la gente le continúa pidiendo que dibuje a Mafalda si con sus personajes de las tiras cómicas transmite las mismas ideas. En fin...
Respecto al cometario anónimo, una gustosa sonrisa agradecida desde Jalisco, y yo también pienso que pedir una firma es sólo una manera de acercarte a quienes te han hecho sentir, una excusa para decirles que te gusta su trabajo. Muas!

Pablo Gutiérrez dijo...

Sólo una cosa, Inma: frente a tanto chasco quédate con el "no pise donde se hinca", que de pronto me pareció un proverbio acertadísimo.
Besos y saludos a Uberto.

Anónimo dijo...

Lo siento otra vez, se me ha olvidado firmar, anónimo soy yo.
Luz.
Besos.

Anónimo dijo...

A mi me ocurrió lo mismo al conocer a Vila Matas. Y me ha pasado varias veces al conocer a alguien en el mundo virtual: el paso al mundo real fue decepcionante. Raramente coincide la imagen que tenemos de alguien con su esencia o con su físico. Pero no hablar ante una gente que, pudiendo estar haciendo otra cosa, ha ido a escucharte, es de una mala educación sobresaliente. Dioses con pies de barro.

Inés M.

Anónimo dijo...

¡ Cuántas veces, Inma, hemos comentado que una cosa es el personaje y otra la persona! A mí hay muy pocas que no me hayan decepcionado por uno u otro motivo ( qué sé yo, un comentario deafortunado, un estar en el momento y en el sitio equivocado...) y las que no lo han hecho es porque, a mi parecer son verdaderamente excepcionales ( Saramago) o están muertas ( algún guerrilero de origen argentino...) Ja, ja, ja, ¿ pero quién te manda pedir autógrafos?

Besos desde Leganés. Me ha encantado tener noticias tuyas, bruja vividora.
Katia

Inma Luna dijo...

Bueno, guapa, qué alegría leerte. Me acordé de ti con Gabo...
Mira, no te preocupes, en cuanto tenga tiempo hablo de "una" que no me decepcionó. Te va a alegrar, seguro!!! Espero que todo vaya bien por ahí. Mañana salimos para San Frncisco. Reparte besos a quien se lo merezca, je. Muas!!!

libertad dijo...

Inma, pero qué reviaje más chulo te estás dando (merecido, of course). Y Jalisco, es otro mundo. Bueno, como el DF, son sitios únicos para visitar.
Un beso, un buen viaje a San Francisco!

NoSurrender dijo...

ay, cuánto daño nos hace confundir obra y autor ¿verdad?

Somos más felicies en nuestra ignorancia.

Salud y tequila!