Foto de Ángel Muñoz

viernes, 23 de enero de 2009

Pábulo


Es bueno que estés en casa porque puedo reírme a carcajadas sin que parezca que estoy loca, porque me das motivos para bajar desnuda la escalera a cosas tan urgentes como poner la radio, porque podemos abrir vino cada noche y que las copas choquen, porque has aprendido que hay que dormir la siesta, porque friegas los platos y te comes las nueces y los helados caducados, porque abres las ventanas del todo y alucinas con los programas de la tele, porque me quieres llevar al hospital si tengo una jaqueca, porque me muerdes las rodillas y me enredas el pelo y me haces cosquillas en la oreja, porque te gustan los folletos del híper, mis infusiones, el pollo a la cerveza y las pelis sofá por orden alfabético.
Porque me abrigas por la noche, te despiertas conmigo y no tenemos ganas de salir de la cama.