Foto de Ángel Muñoz

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Corazón insuflado


Barcelona extensa, brillante y opaca, tan limpia como sucia, supo acomodar nuestras historias. Llegadas de fuera Ana Pérez Cañamares (mi Anita), Isa Bono, Cristina Morano y yo. Allí nos esperaban Mª Angels Cabré, Concha García, Silvia Bel y Mireia Calafell. Siempre se arrastra un cargamento. Se sabe cuando se chinchinean las cervezas y se saltan las lágrimas. Se sabe cuando nos encontramos en los versos de otras y nos entran picores en la lengua porque aún no lo habíamos pronunciado. Barcelona se pone a nuestros pies, a los bríos que nos hacen saltar encima de colchones tirados en aceras, cuarentonas insomnes que nos vamos muy pronto a la cama, que quedamos tumbadas por el cava y la risa, que tenemos las ganas en las venas.
Aprendo tanto de cada una de las pistas que me dais para seguir viviendo de este modo..., tanto.