Foto de Ángel Muñoz

martes, 10 de noviembre de 2009

Pre tendido desatino




Lo aireo. Lo expongo.
No me doy cuenta de que, a veces, no todo está tan limpio como me gustaría.
Intento responder a todas las solicitudes, esfuerzo inútil, imposible llegar.
Me doblo y me encajono, finalmente, en medio del desorden.
Ni sé mantener el gesto duro cuando es imprescindible ni hacerme dulzor cuando toca.
Me autodiagnostico un grave esguince de carácter.

3 comentarios:

libertad dijo...

Me voy una semana, y no paras de traernos palabras inspiradoras. Un beso!

Jorge Ampuero dijo...

Cierto. A veces solemos revelarnos en un airear.

Saludos...

Voltios dijo...

revelador y cierto.