Foto de Ángel Muñoz

domingo, 24 de abril de 2011

Nunca dices la palabra adecuada



Aunque todo está pasando cerca,
lo sabemos,
mantenemos la consciencia, la conciencia,
aunque eso es así -y hay tormentas que se llevan a la gente por delante-,
aunque todo eso sea y es,
tenemos este hueco en el que sólo entra el azul,
entra y besa de sol la piel y nos sorprende
como
un milagro.
Y esta semana ha sido tan santa,
tan resucitadora,
que dices:
vamos por el buen camino, Lunita, me dices,
vamos por el buen camino.
El camino que tiene vistas al recorte de cielo que nos proporcionamos.
Y nunca,
por suerte,
dices la palabra adecuada,
nunca,
por suerte,
porque,
quizá,
si ajustaras la pieza exacta,
la clave,
la que cualquiera supondría correcta,
puede,
quién sabe,
que
se adaptara con absoluta precisión
al espacio que nos permite ver la luz,
y la opacara.

2 comentarios:

Etcétera dijo...

He resucitado un poco más hoy, leyendo justo a estas horas intempectivas este poema "semanasantero", sin ser semana ni ser santa, como diría doña Juana.
saludos
EVA

Luna dijo...

Pues no hay nada como ese revivir, Eva, me alegro pues.