Foto de Ángel Muñoz

miércoles, 12 de agosto de 2009

El árbol de los fluidos


A veces me imagino
Abierta en canal
Como un cordero
La columna rigiendo una de las mitades
Mi cabeza tajada por el centro
Con simetría
Los sesos equitativamente repartidos
No veo, sin embargo, en ello
Un espectáculo siniestro
Más bien el modo lógico de repartirme
Una mujer colgada por un gancho
Con sus hermosas vísceras al sol,
Una mujer que chorrea su sangre
Como una fe de vida.
**************************************
The tree of fluids es el título de esta pintura de Dubuffet. La vi, por vez primera, el otro día en la Tate Modern, creo que se parece mucho a la imagen que tenía en la cabeza al escribir este poema y me sobrecogió encontrarme con ella.
Esta es más o menos la explicación que los expertos dan sobre la lobra: en esta serie de pinturas diferentes cuerpos de mujer son aplanados y expuestos, derribando los ideales aceptados de belleza femenina. Dubuffet escribió que este modelo ' me ha transportado a un mundo invisible de fluídos que circulan en los cuerpos y alrededor de ellos y me ha revelado un teatro entero y activo de hechos, que funcionan, estoy seguro, en algún nivel de vida. No me parece en absoluto grotesco'.