Foto de Ángel Muñoz

lunes, 26 de julio de 2010

La gran ola


Es muy probable que no haya otra manera
Vivir dispuesta a todo
No enfrentarse
No agotarse en la lucha
Abrazar lo que venga
Con las branquias abiertas
Con el filtro instintivo del corazón
Estar preparada para la gran ola
La que se lleva todo por delante
Para la caricia de la ola chiquita
La que hace cosquillas en los pies
Saber que cualquier cosa me puede pasar
Que no existe emoción que nos esté vetada
Hay que fortalecerse en la fragilidad
Concebirse en la espuma de lo humano
No quiero que este chapuzón me sepa a poco
He de explorar negras profundidades
Para alcanzar tesoros
Hacer el muerto para que la marea me acune
Nadar veloz para sentirme poderosa
Secarme luego al sol
Y descansar por fin
En una playa hasta que me desangre
Y así la arena y yo seamos sólo una

4 comentarios:

Isabel dijo...

Yo no entiendo de poesía, pero me gustan tus poemas, son vividos.

Si te alegras, yo también.

Voltios dijo...

no queda otra muchos veces tirar de agallas vecina

GASTROPITECUS GLOTÓN dijo...

Me parece la voz o el cantar o los versos de una sirena. Quedan ya tan pocas sirenas. Me ha hecho feliz hoy.

Laura Scaron dijo...

me gustó mucho esto